La interculturalidad en pedagogía  en universidades públicas de México, una perspectiva regional

 

“The Interculturality in pedagogy in public universities in Mexico, a regional perspective"

 

 

Dr. Benjamín Rodríguez Aquino

benjamin.pedagogia@hotmail.com

 

 


Resumen

 

La finalidad de la educación superior se ha orientada a atender las necesidades de formación integral y laboral que exige sistema socioeconómico global; a su vez la problemática educativa actual es ofrecer mayor cobertura e inclusión a los actores que conforman escenarios de diversidad cultural, fisiológica, ideológica, étnica, económica, de género, religiosa, de fenotipo, identidad, etc. estableciendo oportunidades y posibilidades para formarse profesionalmente.

 

En la formación del pedagogo se hace relevante establecer si los currículos y los escenarios educativos están trabajando a través de una mirada y enfoque intercultural que fortalezca el aprendizaje de la interculturalidad como una práctica de empoderamiento de las diversidades; a través de las asignaturas, los ejes formativos, y los estándares curriculares con los contenidos y metodologías de enseñanza que se están aterrizando en las instituciones de educación superior, con las prácticas de los docentes en las diversas aulas con diferentes o semejantes procesos de formación del pedagogo en México.

Como concepto la interculturalidad se comprende como la dinámica de intercambio, empoderamiento, decolonización, diálogo, y construcción cultural, entre los actores, a partir de las prácticas y relaciones sociales en los diferentes contextos,  como base transversal de la generación de  conocimiento, para la constitución de una sociedad inclusiva.

Palabras Clave: Interculturalidad, pedagogía, Universidad
 

Abstract


The purpose of higher education has been oriented to meet the needs of comprehensive and labor education required by the global socioeconomic system; At the same time, the current educational problem is to offer greater coverage and inclusion to the actors that make up scenarios of cultural diversity, economic ideology, gender, religion, phenotype, identity, etc. establishing opportunities and possibilities to train professionally.

In the education of the pedagogue it is relevant to establish if the curricula and the educational scenarios are working through an intercultural approach and look that strengthens the learning of the interculturality as a practice of empowerment of the diversities; Through the subjects, the formative axes, and the curricular standards with the teaching contents and methodologies that are being landed in the institutions of higher education, with the practices of the teachers in the different classrooms with different or similar training processes of the pedagogue in Mexico.

As a concept, interculturality is understood as the dynamics of exchange, empowerment, decolonization, dialogue, and cultural construction, among the actors, based on the practices and social relationships in the different contexts, as a cross-sectional basis of knowledge generation, for the constitution of an inclusive society.

Keywords Interculturality, pedagogy, University

 

 

Introducción

La siguiente investigación se desarrolló a partir de la construcción de una región educativa a nivel macro, la cual estará constituida de la revisión curricular de los programas formadores de licenciados en pedagogía, a través de la voz de las experiencias de formación intercultural de docentes y de la voz de los alumnos diferentes universidades autónomas y públicas.

A partir de la diversidad de territorios ubicados en el centro y sureste del país, en las ciudades donde se ubican diversas universidades, las cuales son;  la facultad de Humanidades de la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH) programa vigente desde el 2012,  Universidad Veracruzana (UV) programa vigente desde el año 2000, la Universidad Autónoma de Colima (UCOL) programa vigente desde el 2008 con adecuaciones curriculares en 2010, y en la Universidad Nacional Autónoma de México en la Facultad de Estudios Profesionales (FES Aragón) con el plan y programa de estudio vigente desde 2002, Facultad de Estudios Profesionales Acatlán (FES Acatlán) con el plan y programa de estudio vigente desde 2007, Facultad de Filosofía y Letras con el plan y programa de estudio vigente desde 2008.

Esta investigación se desarrolló en el contexto de 2016-2017, en donde fue necesario revisar los planes y programas de estudio y las perspectivas teóricas del discurso intercultural que aparece en la formación del pedagogo, a partir de interpretar los contenidos, los conflictos y los desencuentros teóricos que acontecen en las universidades desde la voz de los actores (docentes y alumnos) en la licenciatura en pedagogía, para interpretar los procesos y dinámicas interculturales dentro de las prácticas cotidianas en las diversas aulas.

 

Conceptualización de la interculturalidad

 

Hablar de interculturalidad en el siglo XXI, se ha convertido en una temática  constante en la preocupación académica, política y social en los países que han comprendido la importancia de estudiar y construir sociedades  democráticas más justas y educadas dentro de un paradigma de  valoración, reivindicación y empoderamiento de las diferencias culturales que representan a los diferentes  sujetos que se desenvuelven en los complejos sectores de la sociedad neoliberal. 

 

Históricamente las nociones empleadas en la interculturalidad nos remiten al análisis del multiculturalismo y biculturalismo, estableciendo la migración de actores y su asentamiento en diferentes territorios; el concepto de interculturalidad surge desde las década de los 40´ dentro de la preocupación de la Unión Europea, de atender a las tensiones y discriminaciones que surgían entre la relación de personas nativas y migrantes en los contextos educativos y sociales, ante el carente reconocimiento a la diversidad cultural en los sistemas nacionales de educación. “La interculturalidad se asume como un diálogo entre las minorías étnicas y el resto de la sociedad, reconociendo el hecho de que las primeras han sido desplazadas y no han tenido la oportunidad de ejercer todos sus derechos. (Baronnet, 2012, p. 16).

 

Oficialmente se institucionaliza el concepto de interculturalidad en la década de los 70´con el surgimiento de las políticas de migración en el ministerio de migración y justicia en España; en atención al flujo de migrantes y a las naciones integradas cada vez mas con actores con diversas culturas en los espacios sociales y educativos, se busco construir modelos pedagógicos que atendieran  principalmente una formación que permitirá el ejercicio de los derechos humanos universales y el ejercicio de los derechos culturales, como base de generación de conocimiento y democracia en la ciudadanía.

 

El concepto de interculturalidad en Latinoamérica surge dentro de la necesidad de construir puentes de interacción social de las lenguas y las culturas dentro de única estructura social, una sola nación, una sola forma de ver la vida, tratando de integrar a los pueblos con particularidades diferentes ante una cultura dominante, lo que ha significado correr varios riesgos para vida económica, religiosa identitaria, y cosmogónica de los pueblos. “En un primer momento, el pensamiento latinoamericano asume que la interculturalidad apunta al respeto mutuo de los miembros de culturas distintas que coexisten en un mismo territorio”. (Dietz, 2010, p. 89).

 

Desde las luchas “Mapuches” en Chile, las luchas de los pueblos Mayas en Chiapas y Guatemala, las luchas Andinas en Perú y Bolivia, las luchas Achuaras y Quichuas en Brasil,  reconfiguraron un escenario de debate de la temática indígena basándonos en replantear el reconocimiento e inclusión de los pueblos originarios. El enfoque sobre interculturalidad se centró en un principio  en las condiciones subalternas de las culturas indígenas en contextos de desigualdad. (Moya, 1998, p. 173).

 

En el terreno de la historia hablar de interculturalidad es hablar de avances en el reconocimiento a la diferencia “humana”, de hombre y mujeres,  que construyen micro y macro sociedades, ha habido avances jurídicos, y legislativos en los proyectos políticos, que han logrado plantear vías de desarrollo social y cultural y a partir de la educación establecer formas de convivencia social democrática.

 

La interculturalidad entonces deberá ser comprendida como la dinámica de intercambio cultural, a partir de analizar las tensiones y problemáticas  que desde establecer diálogos,  permita reconstruir culturalmente a los actores, y buscar establecer acuerdos ubicados desde la “otredad”, como una base positiva del reconocimiento y empoderamiento de los actores.  

Hablar desde la interculturalidad propone un espacio político y ético desde el horizonte del otro, aunque sea para pelear, o discutir nos tenemos que definir como diferentes y establecer diálogos en donde se intercambien discursos, experiencias posturas de encuentro y rupturas totales.

En este tenor; este paradigma surge con la finalidad de ofrecer una forma distinta de construcción de ciudadanía, proponiendo el interpretar que conflictos y tensiones se dan en las relaciones y la aceptación del otro distinto, una formación basada en la inclusión y valoración utilizando el diálogo como estrategia en establecer consensos.

 

Las escuelas del mundo están afrontando el reto de la convivencia intercultural, y no cabe lugar a dudas cuando afirmamos que aulas y escuelas hayan pasado en poco tiempo de ser espacios monoculturales a multiculturales, y con la intención de aspirar a construir, de manera cooperativa, una educación intercultural que ahonde en la inclusividad escolar. Educar para la convivencia intercultural es la propuesta de acción pedagógica de carácter inclusivo que atiende a esa necesidad, la de responder a formar en el respeto de la diversidad cultural a todos los niños, jóvenes y mayores en una sociedad cada vez más heterogénea y plural. (Leiva, 2009, p. 19)

 

Todos los sistemas educativos del mundo se encuentran inmersos en resolver las  paradojas que ofrecen el desafío de educar a la suciedad desde la diversidad cultural, étnica, religiosa, física, nacional, genero, minorías sexuales, e diversidades ideológicas.  Esto se ha atendido desde la problematización del ámbito educativo, estableciendo la construcción de espacios de participación desde la diferencia y el ¿Cómo educar desde las diferencias?

 

Históricamente los currículos  formales han plasmado una forma de ver la realidad, una “soberanía” nacional y formas estandarizadas de aprender y de sociabilizar, en este caso las instituciones educativas y la formación de los docentes servían como la herramienta más útil y el aparato ideológico mas solido de los proyectos de estado-nación.

 

La Interculturalidad desde una postura decolonizante, permite disminuir las brechas entre las confrontaciones de poder, los conflictos, las tensiones, la dominación, la desigualdad, respetando la decisión de cada grupo al hacer sus transformaciones estructurales y simbólicas de sus modelos de educación. (Walsh,  2009, p. 216).

La interculturalidad desde la perspectiva decolonizante es un proceso que atiende los conflictos y la desigualdad que producen en el momento de interactuar y accionar como sociedad, por lo que el pedagogo tiene gran relevancia e incidencia al ser el especialista que se forma para analizar la formación del sujeto y los la resolución de los problemas de la educación.

Pedagogía, Universidad e Interculturalidad

 

La formación del pedagogo se esta orientado en el siglo XXI a analizar e interpretar de forma crítica, los problemas que acontecen en la educación formal, como sistema estructurado y en la educación informal como procesos de formación del actor. Por lo que es necesario reflexionar y problematizar la formación de licenciados en pedagogía desde una perspectiva intercultural.

 

El perfil de egreso de los pedagogos en México es variante, son diferentes escenarios de actuación profesiográfica que se establecen, en los diferentes planes y programas de estudio, de las diferentes universidades públicas, por mencionar algunos, son: perfiles de docentes, gestores de información, investigadores, administración y organización escolar, tutoría y psicopedagogía, y diseño y evaluación curricular.

 

Esta formación en las universidades públicas del país se han trasladado al ámbito interdisciplinar; en contexto de interculturalidad  la pedagogía se encarga de problematizar el ámbito educativo desde la diversidad cultural de los actores, en  construcción de espacios de participación desde la diferencia, con la finalidad de abrir el espectro cultural de participación de los actores en los conflictos y tensiones.

 

El papel del pedagogo en procesos interculturales en los sistemas educativos, es vertebral, ya que al hablar de interculturalidad se exige un cambio sustancial de las prácticas pedagógicas, y esto significa cambios grandes en las formas de pensar del profesorado, en las metodologías didácticas, en la forma de organización escolar, en las líneas de investigación educativa, en su forma de cómo las políticas educativas se aterrizan ante el contexto de los alumnos, y en cuanto a que conocimientos compartir y construir en comunidad de aprendizaje con los alumnos.

 

Desde esta posición intelectual, ética y política y el pedagogo que se forma desde esta perspectiva puede actuar e incidir en promover cambios y transformaciones en el sistema educativo en las diferentes áreas y perfiles de egreso, desde la docencia, tutoría y psicopedagogía, gestión y organización escolar, investigación, y diseño y evaluación curricular.

 

Metodología

 

La investigación tiene la siguiente pregunta problematizadora; ¿Cuáles son las experiencias de formación intercultural desde la voz de los docentes y alumnos de la  licenciatura en pedagogía, en las universidades autónomas públicas de la región educativa nivel macro, que se están generando  a partir de la vigencia del curriculum formal en  México?

El posicionamiento epistemológico en la que se ubicó esta investigación, es el Construccionismo,  el cual consiste de acuerdo a Berger y Luckmann (1967), en interpretar los significados, a partir de la interacción del sujeto con la realidad social, es decir, la realidad es construida, la realidad objetiva no existe, el significado es un entretejido construido, a partir de las prácticas sociales.

Este estudio se ubicó dentro del paradigma hermenéutico-interpretativo; a través del cual se profundizó el objeto de estudio a través de la realidad que se construye desde los significados, experiencias, discursos y voces, agencias y contextos, de forma interrelacionada en  la región macro, desde la realidad construida, interactiva y holística. 

El paradigma interpretativo defiende el carácter constructivo-interpretativo del conocimiento, lo que implica destacar que el conocimiento es una producción humana, no algo que está listo para identificarse en una realidad ordenada de acuerdo con categorías universales del conocimiento. En esta postura se asume que el conocimiento no tiene una correspondencia lineal con la realidad, sino que es una construcción que se genera al confrontar el pensamiento del investigador con los múltiples eventos empíricos que se presentan, lo que le permite crear nuevas construcciones y articulaciones.(Sandín, 2003, p. 84)

Esta investigación se desarrolló desde una metodología de investigación cualitativa, desde una naturaleza  de carácter interpretativo y comprensivo, de la voz de los actores, como reflejo de sus experiencias vividas, categorizando la perspectiva de los docentes formadores de pedagogos y la voz de los alumnos, a su vez se realizará una revisión curricular de los diferentes planes y programas de estudio de la licenciatura en pedagogía en México,.

La metodología cualitativa,  busca comprender a través de la  profundización de experiencias personales de los actores de las universidades, la formación intercultural, que se da de forma diferenciada,  en la licenciatura en pedagogía, a través de técnicas como entrevistas abiertas, la revisión documental y los grupos focales.

 

El Método utilizado fue el fenomenológico; a partir del cual se interpretó la realidad desde la subjetividad de los actores, en este caso docentes a través de entrevistas semiestructuradas abiertas y desde la voz de los alumnos desde la técnica de grupo focal. En donde se interpretaron los significados, los saberes, las perspectivas, los discursos,  desde la experiencia y trayectoria escolar como alumnos y docentes, en las diferentes universidades públicas. 

 

Para Van Manen (2008), La traducción de la fenomenología y la hermenéutica desde la arena filosófica; al contexto de la investigación educativa, se ha basado en el estudio de la noción de experiencia vivida, en donde se ha proporcionado una base para que los actores educativos puedan reflexionar sobre su propia experiencia personal dentro de programas, políticas e instituciones educativas.

 

Resultados  

Experiencias de formación intercultural; voz de los actores desde el abordaje de la interculturalidad en las diferentes universidades significados, experiencias y sentidos

 

La obtención de resultados a partir de la entrevistas abiertas semiestructuradas, y el trabajo con los grupos focales, constituyeron la construcción de 4 categorías analíticas, basadas en las experiencias de formación intercultural en pedagogía, desde la perspectiva de los docentes formadores, en las diferentes universidades públicas de la región macro; la primera es 1) La universidad como escenario intercultural, 2) La Práctica docente; un ejercicio intercultural en la formación del pedagogo, 3) El curriculum formal y el abordaje de la interculturalidad y 4) Las prácticas pedagógicas interculturales y su impacto social.

 

Desde hace poco más de una década, cada universidad ha incorporado políticas educativas nacionales e internacionales, en sus planes y programas de estudio, como parte de la actualización y de la institucionalización de términos y conceptos innovadores, acorde a las corrientes educativas internacionales. En este caso el término de interculturalidad es un concepto nuevo incorporado en las universidades públicas, comprendida y discutida de forma diferenciada por los académicos, el contexto y la filosofía de cada institución.  

El abordaje de la interculturalidad en las diferentes universidades públicas de la región educativa nivel macro, conforman un campo de discusión variado en torno a la formación intercultural del pedagogo, desde las prácticas de los docentes, la micro política de las universidades, desde el abordaje en el curriculum formal, y desde las prácticas en diferentes contextos por parte del pedagogo.

Desde el análisis de las experiencias de formación intercultural del pedagogo en México, se construyeron cuatro categorías de análisis que representan las formas más claras de vivir la interculturalidad en diferentes territorios; cada universidad desde la voz de los actores, docentes y alumnos, han abordado y retomado la formación intercultural del pedagogo desde los problemas regionales que existen en el lugar donde se ubican. 

La Universidad Veracruzana adopta una didáctica intercultural en la cual los docentes  basan su enseñanza y un concepto de interculturalidad que entreteje a todas las diversidades como objeto de discusión pedagógica desde el género, identidad, edad, capacidades, religión, cultural, etc. A través de las prácticas, los proyectos de tesis y de investigación y de la formación cotidiana en as aulas, la interculturalidad aparece como un contenido, concepto y una forma de enseñar continua con un lenguaje común en las enseñanzas de los docentes.

 La UV, es la universidad con mayor tradición, formación y lenguaje cotidiano, en torno a la formación intercultural del pedagogo en México, debido a que desde el 2003 la universidad veracruzana creo las UVI (universidad veracruzana intercultural), y cobijo a un colegiado de académicos expertos en el tema de muchas partes del país y del mundo, los cuales han aportado de forma interdisciplinaria a la interculturalidad como enfoque, en todas las licenciaturas y programas de la institución,

Por otra parte la Universidad de Colima, desde la voz de los actores basa el significado y sentido de una formación intercultural, a través de una pedagogía feminista empoderadora, a  través de la cual el género y la diversidad sexual forma parte de fomentar discusiones pedagógicas en torno a las diferencias y los escenarios de violencia, discriminación y machismo que se vive en ese contexto.

La Ucol, es el más claro ejemplo que las micropolíticas de las universidades deben basarse en las necesidades y en el conocimiento de la población estudiantil, que se matricula en los programas de licenciatura, con una 85% de población de mujeres que estudian pedagogía, la Ucol, ha logrado fomentar una mirada de equidad de género y de empoderamiento de la mujer no solo en el ámbito profesional, si no en el social y laboral.

La Fes Aragón de la UNAM, forma desde una perspectiva de la pedagogía crítica, centrada en la transformación del sujeto, para la autoreflexión y actuación en los procesos de cambio de los contextos socioeducativos, desde esta institución la interculturalidad empoderadora del actor histórico, que fomenta el pensamiento “Latinoamericanista”, en combate al eurocentrismo, que habita en las epistemologías, en la cultura, en las ideologías dominantes y en los sistemas políticos y económicos que rigen a las sociedades.  

Esta facultad de la UNAM, desde la voz de los actores, tienen docentes y alumnos con identidades culturales diversas, en donde a través  de las micropolíticas y las filosofías de apertura a las realidades y pensamientos de los propios actores, se ha logrado que se fomente la inclusión y el reconocimiento a lo diverso y ha servido como una base pedagógica en la trayectoria formativa de los alumnos a través del quehacer de los docentes y la vida universitaria.  

La facultad de humanidades UNACH, ha constituido un abordaje de la Interculturalidad a través de descurtir el reconocimiento e inclusión de la diversidad cultural, étnica y lingüística, propia del estado de Chiapas, en donde los pueblos originarios forman parte del patrimonio cultural y territorial de la región. La base pedagógica de los contenidos giran en torno al significado de cultura, inclusión, diversidad, y  a través de las áreas de intervención pedagógica, que atienden a grupos vulnerables y a temas de la interculturalidad como tal.

Desde la micropolítica, la universidad está en proceso desde el nuevo plan de estudios del 2012, en redefinir el trabajo académico colaborativo como base de la formación profesional del pedagogo, en donde los docentes aspiran a intercambiar contenidos, experiencias, conceptos  y conceptualizaciones, para mejorar las prácticas  educativas.

La Facultad de Filosofía y letras (FFyL), ha constituido un abordaje de la interculturalidad, que propone la reflexión de un sujeto histórico, capaz de transformar su realidad desde la interacción social basada en el ejercicio de los derechos, reconocimiento, equidad  y el respeto, y el pensamiento en la comunidad y colectivo. 

La FFyL, propone discutir a la interculturalidad como un concepto para abordado interdisciplinariamente, desde el dialogo e integración de las ciencias sociales, la sociología, antropología, historia, economía, filosofía, etc, es decir no solo como una materia o contenido semestral, si no como termino holístico e integral, que debe ser abordado en todas las asignaturas, que competen a la formación del pedagogo.

La FFyL, es una universidad que proyecta a la interculturalidad, desde un abordaje teórico interdisciplinario, y una práctica de vida, de interacción social, de cotidianidad, y de esquemas de actuación de los sujetos, ubicados en un contexto histórico determinado, por una conciencia social y por una cultura.

 

Conclusiones

Desde la segunda mitad del siglo pasado, la interculturalidad ha aparecido como una epistemología alternativa y emergente en la práctica pedagógica, en Latinoamérica y en México, donde se ha instaurado en el discurso oficial como una política educativa desde el federalismo, en donde aparece como un modelo de educación intercultural bilingüe dirigido únicamente para los grupos culturales étnicos de los pueblos originarios.

La interculturalidad implementada a partir del federalismo o desde la educación pública que ofrece la SEP, es Vista por los docentes investigadores de pedagogía de México, como un discurso construido desde la visión “mestiza” occidentalizada desde un nacionalismo folclórico que busca darles la interculturalidad a los pueblos originarios, como una nueva forma de “modernización” homogénea.

Por otra parte, los académicos si defienden el concepto de interculturalidad como un debate  educativo emergente y pertinente en la sociedades del siglo XXI, pero desde las necesidades de los actores que se desenvuelven en los campos problemáticos de las relaciones e interacciones sociales dentro de los proyectos de estado nación. Una interculturalidad crítica y decolonial que se construya desde los agentes, desde los significados del feminismo, las culturas juveniles, desde los pueblos originarios, desde la historia de la independencia de México, el plan de Ayala del Zapatismo durante la revolución Mexicana, o desde los tratados de San Andrés, en el grito de la Selva, de la insurgencia del EZLN en 1994.

En la actualidad, el universo académico de las universidades públicas de México, han establecido discusiones y debates teóricos y pedagógicos, en tratar de conceptualizar a la interculturalidad, como un enfoque, modelo, epistemología, paradigma o discurso, que atiende a las diversidades de género, religión, cultura, edad, nivel económico, nacionalidad, color de piel, problemas fisiológicos, etc. dependiendo el contexto de los grupos minoritarios y marginados por los proyectos neoliberales del estado-nación. 

Una certeza es que desde el discurso de los actores docentes/alumnos, la interculturalidad aparece desde una perspectiva crítica, decolonial y “empoderadora” enfocada hacia grupos minoritarios,  que posibilita el repensar las diversidades del género humano,  optando por una educación que transversaliza saberes y haceres políticos para las relaciones e interacciones sociales, dentro de los conflictos y los problemas que se generan dentro de las estructuras del estado. Contraria a la visión del estado homogeneizador con un discurso intercultural bilingüe centralizador y estandarizante desde el federalismo.

La sociedad cada día es más diversa, los conflictos y el campo problemático de la interacción entre las diferencias es algo real, que existe, y en este tenor el frente decolonial, que implica la formación intercultural en pedagogía, es un continuo campo de debate y discusión epistémica y axiológica, de la finalidad de las prácticas de los docentes, de los planes y programa de estudio,  de los objetivos de las universidades públicas, y de las necesidades de aprendizaje de los alumnos que cada día son más diversos.

 

·      Los debates de interculturalidad en pedagogía en México

La pedagogía en México nace desde una perspectiva Europea, desde la Filosofía Francesa, Alemana, e Inglesa hasta llegar a la actualidad desde corrientes epistemológicas emergentes como la interculturalidad crítica decolonial;  en donde se hace mayor hincapié en la relación de la pedagogía con el empoderamiento de los sujetos.

En la licenciatura en pedagogía en México la interculturalidad obedece a problematizar, discutir y debatir acerca de la emergencia, de las demandas sociales y culturales históricas, de las diversidades que siempre han estado fuera de un horizonte epistemológico occidental, Europeo, colonizante, y monolingüe y estandarizado, que no han permitido democratizar los proyectos educativos y las políticas públicas.

La relevancia de la formación intercultural de pedagogo se refleja en la posibilidad profesional, axiológica, epistemológica, filosófica, ética y política que tiene para interpretar y resolver los diferentes escenarios de conflicto, que se dan en las interacciones sociales desde las diversidades, culturales, étnicas, religiosas, fisiológicas, de género, edad, nivel económico, etc.

La pedagogía como ciencia aporta conocimientos y saberes haceres para transformar los contextos socioeducativos, en las diversas realidades educativas, por lo que se hace necesario reflexionar el papel como pedagogo, como un agente consciente del impacto de su práctica y tiene la posibilidad de proponer. El pedagogo tiene la posibilidad desde su formación curricular de generar opciones para dialogar y resolver conflictos, encuentros y reconocimientos.

El primer debate que existe es si la interculturalidad tal cual se plantea en la política educativa federal, solo se debe centrar en la formación para los pueblos originarios, la cuestión del indigenismo, sin embargo en las universidades investigadas esta mirada ha quedado en un discusión no superada pero si debatida y cuestionada, ya que en la Ucol, en la UV, en Fes Aragón y en Acatlán, la interculturalidad es conceptualizada y abordada como una epistemología pedagógica encaminada problematizar los escenarios de conflicto desde las diversidades y proponer una escuela y ciudadanía inclusiva.  

El primer debate propone a superar a la interculturalidad en su mirada “étnica”, centrada en el estudio de los pueblos originarios desde una perspectiva “Bilingüe” es la que desarrolla en proyecto educativo del estado nación a través del federalismo, como parte de la inclusión a las políticas internacionales, sin embargo las universidades han respondido de forma diferenciada y de acuerdo a sus necesidades, de los actores y contextos distintos.

Para  cada contexto territorial, social, histórico, antropológico, y cultural de los estados de Colima, Ciudad de México, Chiapas, Veracruz,  las universidades han logrado construir su propia conceptualización y discusiones acerca de cómo implementar la interculturalidad crítica decolonial desde las necesidades de los alumnos y población regional.

El segundo debate que aparece en la narrativa de los docentes y estudiantes es, que la educación no siempre es interculturalidad, y que la propia interculturalidad no es un proceso mágico, ni romántico de encuentro, si no para hablar de interculturalidad, hay que posicionarse en el concepto, en las metodologías, y en las prácticas, para establecer que la formación puede llamarse intercultural.

El papel que juegan las universidades públicas en la realización de investigaciones y generación conocimiento intercultural desde una perspectiva crítica decolonial, es fundamental, en el contexto del 2015- 2017, ya que los avances en los debates y discusiones académicas, han logrado establecer práctica y escenarios de formación intercultural para el pedagogo, a través de metodologías participativas en los diferentes escenarios de conflicto, lo ha permitido reconstruir una conciencia colectiva e ideológica,  acerca de las necesidades que tienen las diversidades en los espacios escolares y sociales. 

La interculturalidad no siempre va obedecer a los fines y políticas educativas del estado, si no las necesidades de reconocer las exigencias de reconocimiento y empoderamiento cultural, político, educativo, y socioeconómico,  que demandan los diversos actores que interactúan en las estructuras homogenizantes que no han permitido establecer  la equidad, el respeto y la democracia, como base del progreso y desarrollo del país.

En este sentido, no todo contacto cultural, o enseñanza en el aula, es intercultural, hablar de este término implica un actuar posicionamiento ético, axiológico, político y epistemológico, que empodere y lleve a al autoreflexión a los actores del proceso educativo, y que logre romper la tradición propia de la enseñanza universitaria convencional, la propia función del curriculum estandarizado, las metodologías didácticas de enseñanza y de aprendizaje para los diversos grupos de alumnos y la propia redefinición del quehacer docente.  

Y el tercer debate, es que para evaluar o analizar procesos de formación intercultural, tendríamos que ver el grado de empoderamiento, transformación y decolonización de los propios actores, ver como participan en la toma de decisiones, ver sus procesos de autoreflexión, y ver los procesos de resolución de conflictos de las diversidades.

La interculturalidad si no empodera, se convierte en un discurso más, y es acá donde el pedagogo debe generar opciones para dialogar y resolver conflictos, encuentros y reconocimientos, y discusiones de las problemáticas actuales entre las asimetrías que se siguen reproduciendo en una sociedad cada día más diversa y cada día más desigual.

Del concepto de interculturalidad, a la práctica, es una brecha amplia que se tendrá que debatir, podemos conocer personalidades académicas con niveles de posgrado doctoral, que sepan mucho del tema, del concepto y abordaje teórico, y sin embargo en sus prácticas como docentes, son autoritarios, déspotas y dictadores, y la interculturalidad en ese caso se convierte en un discurso demagógico.

 

·      Hacia la pedagogías regionales interculturales en México

 

La región educativa nivel macro, se compuso de diferentes universidades públicas ubicadas en diferentes estados, territorios y contextos socioeconómicos, políticos  y culturales del país. Para construirla se utilizaron diferentes disciplinas, historia, estadística, antropología, geografía, donde se debatió las tensiones entre lo micro y lo macro.

Uno de los retos a nivel nacional, que trazaría un camino, será el de discutir el concepto de interculturalidad en las universidades autónomas públicas, de la región educativa nivel macro, desde la licenciatura en pedagogía, falta crear, espacios, cursos, experiencias, escenarios de reflexión, congresos, foros, nacionales en donde participen las licenciaturas en pedagogía en México, en torno al abordaje de la interculturalidad, al intercambio de experiencias, y hacia como resolver los conflictos regionales y nacionales en la educación.

Las pedagogías regionales interculturales, tendrían que basar la formación del pedagogo en la teorización de las diversidades que existen en el género humano, su proponer alternativas de mejora en los escenarios de conflicto de las diversidades en los contextos socioeducativos para fomentar procesos de equidad e inclusión no solo en las aulas si no en espacios de educación informal.

Las pedagogías regionales interculturales, proveerán de resolución de problemas a través del propio diagnóstico e interpretación de su micro territorio, tal cual las universidades lo están intentando hacer como la UV, con las diversidades marginadas que existen, la Ucol con formación en género y feminismo para empoderar a la mujer, la Fes Aragón, con la formación basada pedagogía crítica para combatir marginación y pobreza, la Facultad de Filosofía y Letras desde las diversidades del sujeto histórico,  la Fes Acatlán una formación para los grupos vulnerables, la UNACH, para los pueblos originarios y contextos marginales en zonas rurales.   

Estos resultados tienden a dibujar propuestas, que mejoren la formación del pedagogo en México y amplíen los debates y discusiones entorno a la interculturalidad; la primer propuesta es la realización de encuentros, congresos o foros nacionales, específicamente para la licenciatura en pedagogía, donde se dialogue, se intercambien experiencias, y se compartan aprendizajes desde las diferentes interpretaciones de la interculturalidad y formación del pedagogo.

Otra propuesta es diseñar una propuesta curricular de licenciatura en pedagogía intercultural, que se podría pilotear en cualquier universidad pública del país, no sin antes realizar un diagnostico contextualizado. Esta licenciatura prevería de una mirada de pedagogía intercultural más amplia, integral, holística e interdisciplinaria que vaya mas allá de la interculturalidad concebida hacia los pueblos originarios y temática indígena, en donde se plante el objetivo de empoderar y decolonizar a las  preferencias sexuales, diversidad de género, religión, edad, capacidades físicas, cultural, socioeconómica, identitaria, e ideológica.

La pedagogía intercultural, planteada en una licenciatura, formaría un profesional, que logre, proveer de estrategias para la resolución de conflictos sociales y culturales, desde una base epistémica de la “otredad”, con contenidos que dinamicen la comprensión y reconocimiento de la diversidad de los actores, que no se centre a la estandarización de saberes, y verdades occidentales, y que se oriente a la construcción plural y social del conocimiento en las comunidades de aprendizaje.  

Referencias Bibliográficas

Baronnet B. (2012) “Movimientos sociales y educación indígena en América Latina”.  Pp. 118-148.

Dietz G. (2011) “Interculturalidad y Educación Intercultural en México. Un análisis de los discursos nacionales e internacionales en su impacto en los modelos educativos mexicanos  Ed. SEP. D.F. México, Pp. 1-121.

Moya (1998) “Reformas educativas e interculturalidad en América Latina” Ed. Gedisa, España, Pp. 1- 173.

Leiva (2009) “Interculturalidad, gestión de la convivencia y diversidad cultural en la escuela: un estudio de las actitudes del profesorado” Ed. Universidad de Málaga, España, Pp. 3-56.

 

Sandín (2003) “La investigación cualitativa en educación” Ed. Mcgraw-Hill Interamericana, 1-126.

Van Manen (2008) “El Método fenomenológico-hermenéutico en el campo de la educación”  Ed. Gedisa UAB, España,  Pp. 1-125.

Walsh C. (2009) “Interculturalidad, Estado y sociedad. Luchas Decoloniales de nuestra época” Quito Universidad Andina. Pág. 23- 48.

 

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento 4.0 Internacional.