Enseñanza y evaluación de la competencia ortográfica en primaria

 

Teaching and evaluation of spelling proficiency in primary

 

Jéssica Mariela Palacios Heredia

Profesora Unidad Educativa Nueva Semilla

angelicamendoza@gmail.com

https://orcid.org/0000-0003-0527-2649

 

Recibido 15 – Marzo – 2017

Aceptado 25 – noviembre - 2016


RESUMEN                               


Tenemos como objetivo el análisis de una realidad en nuestras aulas de clase: las faltas ortográficas en los escritos de los estudiantes. Mediante entrevistas planteadas a los docentes de nuestra institución, “Nueva Semilla” hemos concluido que son varios los factores que influyen en el nivel académico ortográfico, empezando por la necesidad de que sean docentes y padres de familia los modelos de escritura y de estudio a seguir por nuestros pequeños, mediante el ejercicio y la práctica de una cultura lectora.  Por nuestra investigación afirmamos que es necesario implementar en la planificación actual estrategias para enseñar, -como la memoria visual- e instrumentos para evaluar, potenciar en los docentes su creatividad, incluyendo uso las TICs en las clases para desarrollar en los estudiantes el deseo de cultivar y mantener la conciencia ortográfica. El estudio es relevante porque ahora estamos al tanto de lo que hemos logrado y lo que falta por hacer además es un referente.

PALABRAS CLAVE

Ortografía, método de aprendizaje, criterios de evaluación, didáctica

ABSTRAC

We aim to analyze a reality in our classrooms: spelling mistakes in students' writings. Through interviews with teachers of our institution, “Nueva Semilla” we have concluded that there are several factors that influence the orthographic academic level, starting with the need for teachers and parents to be the models of writing and study to follow for our little ones, through the exercise and practice of a reading culture. Through our research we affirm that it is necessary to implement in the current planning strategies to teach, -like visual memory- and instruments to evaluate, strengthen teachers in their creativity, including using ICTs in classes to develop in students the desire to cultivate and maintain spelling awareness. The study is relevant because we are now aware of what we have achieved and what remains to be done is also a reference.

KEY WORDS

Spelling, learning method, evaluation criteria, teaching

INTRODUCCIÓN

Cómo en todas las instituciones de Educación Básica, los maestros de “Nueva Semilla” también estamos ante el desafío de despertar y mantener la conciencia ortográfica de los estudiantes desde segundo a séptimo año de la Educación General Básica. Señalamos como posibles causas del problema el desinterés y la poca práctica en escritura y redacción; la falta de estimulación para despertar la inclinación hacia la lectura; la pobreza lexical de los estudiantes, su dificultad para captar el sentido de lo que leen y escuchan y el escaso desarrollo de la memoria visual, y la necesidad de que el personal docente sea más recursivo a la hora de desarrollar el “aparato ortográfico” en clases. Creemos que si se desarrolla la memoria visual consciente, mejorará el ejercicio ortográfico escolar.

El trabajo es original porque nosotros no contamos con un estudio que indique cómo lograr que las nuevas generaciones, llamadas digitales, alcancen un nivel deseable en el área de la ortografía. Se incluyen los resultados de entrevistas a maestros con experiencia docente en la enseñanza de Lengua y Literatura de nuestra escuela que señalan aportaciones prácticas para la enseñanza y valoración de la ortografía en el aula.

El estudio se realizó con el referente bibliográfico hallado en revistas revisadas en los buscadores Scielo y Redalyc.

La Serie Galileo para el Aprendizaje de la Ortografía de la Revista de Investigación Educativa 19 de CPU-e señala que la ortografía no es cuestión de reglas ni de normas, sino de costumbres y es eso lo que tienen que entender los estudiantes cuando se les enseña a escribir (no la gramática como se confunde usualmente) porque su finalidad no es otra sino la de facilitar la comunicación.

Este estudio, es importante porque analiza el desarrollo de las habilidades comunicativas y de competencias lectoras, escritas y orales en los escolares, con miras a la formación de una cultura amiga de la consulta de libros, que enriquezca su vocabulario y mejore el ejercicio ortográfico.

Establece un referente del momento en que debe empezar el aprendizaje de lecto-escritura y cómo fortalecer las

habilidades lectoras y escritas, en los estudiantes, contribuir en el análisis para el mejoramiento del aprendizaje de la ortografía en el aula. Resalta la importancia de su incorporación cómo asignatura de aula. Con esta investigación daremos respuesta a las siguientes preguntas: ¿A qué edad se debe enseñar ortografía? ¿Qué metodología aplicada resulta la más idónea para su enseñanza?

¿Podemos construir en cada cuaderno del estudiante un apartado para trabajar exclusivamente la ortografía?, cómo se hacía en la escuela tradicional. Y ¿cómo nos ha ido al respecto en nuestra institución? ¿Qué métodos usan en su práctica docente nuestros maestros? ¿Cuáles son los instrumentos de evaluación y estrategias para la enseñanza de la ortografía en la UENS?

Empezaremos definiendo qué es la Ortografía.

La Real Academia de la Lengua Española en su texto de Ortografía (2010), manifiesta que: La ortografía de una lengua no es una mera amalgama de reglas, sino que constituye un sistema estructurado, que se articula en varios subsistemas dotados de cierta autonomía, constituidos por las normas que regulan de forma específica el uso de cada una de las clases de signos gráficos con que cuenta su sistema de escritura. Todos los sistemas ortográficos poseen un subsistema de

10 reglas que determina el valor de las letras o grafemas en la representación gráfica de las unidades léxicas, al ser los grafemas los constituyentes primarios, y durante mucho tiempo únicos, de todos los sistemas de escritura. (pág. 11).

Importancia del estudio de la Ortografía cómo asignatura en la escuela ecuatoriana

Comparemos opiniones de dos expertos sobre la materia:
Según Vaca Uribe aprender la ortografía de una lengua es aprender cómo escriben los miembros de una comunidad lingüística. Para este autor, la escritura es un medio de comunicación que está fuertemente ligado a la lengua hablada, pero que no depende enteramente de ella. No escribimos como hablamos. El español es la lengua que hablamos y escribimos en México, España y Latinoamérica, entre otros muchos países y regiones del mundo. Cerca de 400 millones de seres humanos hablamos español. Aunque todos hablemos español, entre los diferentes países y entre las diferentes regiones de cada país, las personas hablamos ligeramente diferente unas de otras: usamos algunas palabras diferentes para decir lo mismo o usamos las mismas palabras, pero las pronunciamos un poco diferente; usamos diferente entonación o a veces usamos en un orden diferente las mismas palabras, etc. Por esas diferencias, la escritura no puede ser simplemente el dibujo de lo que hablamos.

En contraposición, a Jáuregui Olazábal

le tiene sin cuidado la buena ortografía, lo que le preocupa es que sus lectores le comprendan y lo que deben enseñar los maestros a sus alumnos es que se entiendan hablando.

Ambos autores han estudiado la influencia que la enseñanza de la ortografía cómo asignatura tiene en los estudiantes, sin embargo, Vaca y Jaúregui concuerdan en que la forma cómo escribimos tiene un impacto en nuestra forma de comunicarnos y en la imagen que proyectamos a los demás.

¿Y los ecuatorianos qué pensamos sobre la importancia de escribir correctamente?

No han sido pocas las veces que al escribir una palabra hemos dudamos sivaconsoc,sivaconvob,sise tilda o no. ¿En cuántas ocasiones nos ha tocado preguntar o buscar un diccionario para asegurarnos de que escribimos bien? En nuestro país las propiedades de nuestra lengua tienen un valor significativo.

No es raro leer en los diarios de mayor circulación nacional, apartados dedicados al uso del idioma, las últimas aceptaciones de la RAE, expresiones idiomáticas y aún nuestra memoria evoca el recuerdo del segmento que aparecía en televisión nacional “Sabe usted la palabra correcta” con Juanita Vallejo, por tanto; podemos concluir que el uso de los elementos de la lengua (gramática, morfología, semántica, caligrafía, ortografía, entre otros) siempre han sido significativos y tradicionalmente, -podemos asegurarlo, por lo que explica la Actualización y Fortalecimiento Curricular 2010- han sido los aspectos a los que más se les

ha dado importancia en la planificación curricular ecuatoriana.

Debido a ese interés, el enfoque comunicativo de la escuela ecuatoriana actual plantea que la enseñanza de la lengua debe centrarse en el desarrollo de las habilidades y conocimientos necesarios para comprender y producir eficazmente mensajes lingüísticos en distintas situaciones de comunicación, y para lograrlo además de leer bien, debemos escribir bien y por eso la ortografía forma parte del Área de Lengua en la Educación Básica.

Este juicio de valor es el que deben tener nuestros estudiantes de primaria, especialmente porque son los que han desarrollado su propia ortografía y forma de comunicarse en las redes sociales con sus dispositivos electrónicos, dejando de lado por instantes, la correcta escritura de las palabras, que con cada día que pasa, se vuelve menos importante en las generaciones jóvenes.

La revista Algunas confusiones en Lingüística aplicadas y sus consecuencias explica que los estudiosos sugieren a los docentes enseñar las diferencias entre la comunicación oral y escrita para desarrollar la conciencia ortográfica: “Es necesario concienciar a los maestros y a quienes tienen responsabilidad directa (...) de las diferencias sustanciales que separan la comunicación escrita de la comunicación oral” (Rodríguez Trujillo, 1985: 48). Sin embargo, por una desafortunada tradición, la atención y el desarrollo del código oral han sido abandonados por la escuela. Efectivamente, la oralidad

ha sido ocupación del hogar, en tanto que la escritura ha sido quehacer de la escuela. En los términos de Prado Aragonés (2004) la situación ha sido la siguiente:

Las habilidades orales tradicionalmente han estado desatendidas y no han sido objeto de enseñanza, por entender que las mismas las desarrollaba el niño a partir de su aprendizaje en el entorno familiar y social y, por tanto, no era necesaria su enseñanza, pues el niño cuando llegaba a la escuela ya sabía hablar y escuchar (2004: 145).

A la vista de este consenso no debería existir problema alguno en asegurar que uno de los objetivos esenciales de la clase de lengua consiste en lograr que el estudiante produzca los textos que la sociedad le demande (González Nieto, 2001). De igual modo, cabría también pensar que la escuela ha logrado que los estudiantes dominen la escritura. Sin embargo, cabe preguntamos: ¿Cuándo empezar?

Desarrollo de la conciencia ortográfica Muchos padres opinan, erróneamente, que la educación de los hijos empieza cuando éstos ingresan en el jardín de la infancia o en el primer año de Educación Básica. El hecho es que el cerebro del niño, parecido a un ordenador, comienza a funcionar desde el momento del nacimiento, y simplemente está esperando que se le alimente con información que pueda

almacenar y usar en el futuro.
De modo que podemos empezar a “programarlo” desde el nacimiento. Descartemos la idea errónea de que solo un diplomado puede ayudarnos a lograrlo. Investigaciones extensas han

mostrado que el grado de éxito que el niño alcanza en logros como los de aprender a hablar y leer está, “según se cree, estrechamente relacionado con la clase de interacción que exista entre los padres y el niño durante la tierna infancia de éste, el grado de interés que los padres le muestren, y el que ellos puedan animarlo a explorar por sí mismo en su ambiente”. (New York Times, 10 de enero de 1982, sección educativa, página 6.)

Por tanto tenemos “tesoros valiosos” en nuestras manos que queremos aprovechar mediante el estímulo temprano y el desarrollo de la competencia de lecto-escritura en la que desde el mismo inicio está inmersa la ortografía.

Del análisis de la revista “Las habilidades fonológicas, su organización neurofisiológica y su aplicación en la educación”, escribimos que el aprendizaje de la lectura debe considerar aspectos pedagógicos, psicolingüísticos, neuropsicológicos y fisiológicos (Feld, y Rodríguez, 2004). Pues esta tarea se enmarca en un contexto social determinado, en un proceso de creciente comunicación por parte de los niños entre sí y con los adultos. El niño ingresa al preescolar y al primer grado con un bagaje de conocimientos que le permite expresarse de determinada forma y con un léxico relativamente desplegado, entiende ciertas inflexiones prosódicas, y usa determinada sintaxis. En esta primera etapa predominan los aspectos neurofisiológicos correspondientes a la lectura facilitada, que se caracteriza por la acción de diversos estímulos como

los emergentes de los estereotipos fonemáticos (aspectos fonológicos del lenguaje).

Este conocimiento lingüístico del niño facilita el reconocimiento del grafema, el cual se apoya en el descubrimiento espontáneo de relaciones entre el lenguaje oral y escrito (relación entre fonema y grafema), el uso de semejanzas visuales (palabras con formas similares), la adivinación y la orientación del adulto. A su vez, el aprendizaje de la escritura permite el reforzamiento de la relación entre grafema y fonema, que puede escribir y pronunciar simultáneamente. No se considera menor el papel del aspecto semántico de la lectura producido por un cierto grado de facilitación que ello produce y que caracteriza el conocimiento que el niño posee desde su infancia. Como señala Azcoaga et al. (1997), se trata de un proceso oscilante y progresivo.

Por lo investigado, concluimos que para desarrollar la macrodestreza: escribir, el profesorado deberá trabajar con las microhabilidades que se involucran en los procesos de la lengua, de manera progresiva, sistemática y recursiva durante toda la Educación General Básica comenzando con la alfabetización, pero también desde la necesidad de comunicar.

Otros expertos puntualizan en que como asignatura la enseñanza de la ortografía se debe iniciar cuando el dominio de la escritura sea claro y fluido, más o menos a los ocho años de edad. Concuerdan en que se debe priorizar las palabras de mayor uso y mayor problema ortográfico y que a partir de

los doce años se puede comenzar un trabajo de profundización, ya que este es el momento adecuado para estudiar las reglas ortográficas.

Y ¿cómo nos ha ido al respecto en nuestra institución? ¿Qué métodos usan en su práctica docente nuestros maestros? ¿Cuáles son las particularidades de evaluación y de enseñanza de la ortografía en la UENS?

Objetivos de la investigación
La investigación aquí reseñada tuvo

como objetivo principal analizar las aportaciones de los docentes en la enseñanza, corrección y calificación de la ortografía, considerando la importancia que ellos atribuyen a los siguientes aspectos: Grado de dificultad que presentan los estudiantes de la sección Primaria de la Unidad Educativa “Nueva Semilla”, metodología para la enseñanza ortográfica que actualmente se está utilizando en nuestra escuela, métodos nuevos que llevarán a superar las debilidades que a nivel ortográfico se presentan.

Interés que muestran los alumnos, en la ortografía de las letras, tildes y el uso correcto de los signos de puntuación al momento de escribir o redactar y la creación de un Manual de Ortografía que mejorará la comunicación escrita en los estudiantes de la Unidad “Nueva Semilla”.

MATERIALES Y MÉTODOS

El trabajo de investigación se realizó en

la Unidad Educativa “Nueva Semilla”, con los maestros de primaria, la muestra seleccionada fue conformada

por las seis maestras de Lengua y Literatura de 2° a 7° años EGB.

Se utilizó una metodología cualitativa. Se diseñó en base a la revisión que se efectúa en cuadernos y libros trabajados por los estudiantes en las visitas áulicas mediante entrevistas dirigidas a docentes con ítems impresos como preguntas abiertas relacionadas a las cuestiones anteriormente citadas. Este cuestionario fue llenado por el grupo de maestras encargadas de la elaboración del plan semanal de destrezas de cada año de Básica, ya que en nuestra institución se lo hace por áreas; se adicionó un apartado en el que se preguntó a los docentes qué recomiendan a sus estudiantes para evitar faltas ortográficas en sus escritos y qué criterios utilizan para evaluar los textos de estos últimos.

Se tuvo mucho cuidado en no influenciar de modo alguno en las respuestas de los docentes, el encuentro fue flexible y holgado ya que se buscaron espacios en las horas libres de las compañeras quienes se sintieron libres de incluir en la entrevista algunas experiencias áulicas que reflejaron el ejercicio diario del desarrollo de la competencia ortográfica. Esta investigación puede ser un referente para próximos trabajos relacionados con la destreza ortográfica.

RESULTADOS

En las entrevistas fueron identificados 7 segmentos correspondientes al trabajo áulico de los docentes en nuestra institución. A partir de estos, resultan cuatro categorías temáticas que reflejan la apreciación de los maestros respecto a las dificultades en el área y a la metodología aplicada

familia
Uso del diccionario

Sugerencias para motivar el aprendizaje dinámico de la ortografía
Aplicar técnicas cacográficas Monitoreo constante

Puntos extras y stickers
Uso de las TICS
Adicionalmente las maestras recomendaron construir en cada cuaderno del estudiante un apartado para trabajar exclusivamente la ortografía.

 

DISCUSIÓN

El objetivo de esta investigación fue analizar las aportaciones de los docentes en su ejercicio diario de enseñanza y de evaluación de la ortografía frente a la problemática presentada en la escuela primaria. Al respecto, los resultados ponen en evidencia ciertas particularidades en las prácticas pedagógicas descritas; también se logró determinar en términos generales que la ortografía en el estudiantado no es un tema de mucho interés, especialmente entre los más pequeños. Lo que está en armonía con lo que explica la Programación Neurolingüística: la conciencia ortográfica se establece a los doce años de edad, comprobó que la falta de estimulación para despertar la inclinación hacia la lectura, la pobreza lexical de los estudiantes, el escaso desarrollo de la memoria visual, y la necesidad de que el personal docente sea más recursivo a la hora de desarrollar el “aparato ortográfico” en clases si son causales determinantes para el desarrollo de la competencia ortográfica.

Dado que la evaluación del aprendizaje constituye el proceso de mayor complejidad en el quehacer educativo, se requiere valorar el desarrollo y cumplimientos de los objetivos de la enseñanza de ortografía. Notamos que nuestros docentes deben incrementar el nivel de conocimiento sobre instrumentos de evaluación ortográfica incluyendo una evaluación diagnóstica continua que detecte a tiempo las insuficiencias y limitaciones de los estudiantes, con el objetivo de implementar las medidas correctivas que requieran tanto la enseñanza- aprendizaje como la evaluación.

CONCLUSIONES

Como docentes a diario palpamos lo que la realidad revela: muchísimos estudiantes de primaria no escriben ni leen al nivel que les es esencial para que efectúen con éxito sus tareas académicas. Es lógico, entonces, que el dominio de una aptitud tan esencial en la vida deba procurarse con la mayor prontitud. Por lo tanto, para padres y docentes debería ser de importancia primordial enseñar a sus niños a hacerlo. Ya que la ortografía no solo se enseña, sino que también se aprende.

El aporte que damos con nuestra investigación apunta a que los docentes entrevistados configuran sus prácticas de enseñanza y de evaluación de la ortografía, creyendo importante

el uso de las TICs y de estrategias que desarrollen la memoria visual, considerado como el mejor método para enseñar ortografía a partir de los ocho años, sin olvidar que la estimulación temprana es importante desde la primera infancia. Los resultados indican que conocemos pocos métodos para enseñar ortografía, por tanto, debemos seguir investigando otras estrategias que se implementen en los salones para “llegar” a los estudiantes y motivarlos más que todo, a acrecentar en ellos el “gusto” por escribir bien. También queremos considerar la posibilidad de que los docentes del área generen un manual práctico y de uso sencillo, luego de investigar estrategias dinámicas y actuales. Esta investigación no respondió qué es ni en qué consiste el método VOCEP, tampoco demostró cómo contrarrestar la incidencia que el “léxico” virtual juvenil actual tiene en la expresión oral y escrita de nuestros niños.

REFERENCIAS

Vaca Uribe, Jorge Serie Galileo para el Aprendizaje de la Ortografía CPU-e, Revista de Investigación Educativa, núm. 19, julio-diciembre, 2014, pp. 278-318 Instituto de Investigaciones en Educación Veracruz, México http://www.redalyc.org/articulo. oa?id=283131303010

Feld, Victor, ( 2014). Las habilidades fonológicas, su organización neurofisiológica y su aplicación en la educación 1. Pensamiento Psicológico 12 (1) 71-82. doi :10.111444.

javerianacali.PP.SII2-1 http://www.scielo.org.co/scielo. php?script=sci_serial&pid=1657- 8961&lng=en&nrm=iso

Escorcia Dyanne, Moreno Mayilin, Campo Kiara, Palacio Jorge. (2014) Enseñanza y evaluación de la escritura en la universidad: análisis de prácticas declaradas de docentes franceses y colombianos. Instituto de Estudios en Educación. Universidad del Norte. Barranquilla. Colombia http://www.scielo.org.co/scielo. php?script=sci_serial&pid=2145- 9444&lng=en&nrm=iso

Jáimez,Rita, Maurera,Sandra.(2009). Algunas Confusiones En Lingüística Aplicada Y Sus Consecuencias. Revista de lingüística teórica y aplicada. http://dx.doi.org/10.4067/S0718- 48832009000200003 http://www.scielo.cl/scielo. php?script=sci_serial&pid=0718- 4883&lng=es&nrm=iso

Riestra, Dora Los textos como acciones de lenguaje, un giro epistemológico en la didáctica de la lengua Co-herencia, vol. 4, núm. 7, julio-diciembre, 2007, pp. 1-15 Universidad EAFIT Medellín, Colombia http://www.redalyc.org/articulo. oa?id=77413255010

 

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.