El acoso y violencia escolar en el sistema de educación nacional


Bullying and school violence in the national education system

 

 

Carla Yesenia Silva Pérez

Profesora Unidad Educativa Nueva Semilla

marianasellan@Hotmail.com

 https://orcid.org/0000-0003-0263-587651

 

Recibido 15 – junio – 2016

Recibido 25 – noviembre - 2016


RESUMEN                               


El presente artículo demuestra la presencia de los actos de acoso y violencia escolar en los centros educativos del país, así como la valoración parental en el cuidado de los adolescentes, tomando en relación que dentro de los factores incidentes de las situaciones antes mencionada se encuentra el entorno familiar, de ahí que la prioridad de implementar talleres educativos donde se traten temas exclusivos de las secuelas negativas de esta problemática es fundamental y absoluta responsabilidad de los centros de enseñanza. La población objeto del estudio fue conformada por los educandos del 8vo año de EGB dentro de un análisis transversal que determina la situación problémica en el sistema de educación nacional. A partir de aquello, se comprobó las variantes en el comportamiento de los adolescentes, así como los estados de negligencia parental que influyen negativamente en el comportamiento dentro de la institución educativa.

PALABRAS CLAVE

Acoso escolar, violencia escolar, adolescentes

ABSTRAC

This article demonstrates the presence of acts of bullying and violence in schools in the country, as well as parental assessment in the care of adolescents, taking into account that within the incident factors of the aforementioned situations is the family environment, hence the priority of implementing educational workshops that deal with exclusive issues of the negative consequences of this problem is fundamental and absolute responsibility of schools. The population under study was made up of the students of the 8th year of EGB within a cross-sectional analysis that determines the problem situation in the national education system. From that, the variations in the behavior of the adolescents were verified, as well as the states of parental neglect that negatively influence the behavior within the educational institution.

KEY WORDS

Bullying, school violence, teenagers

INTRODUCCIÓN

En los últimos años el sistema de educación nacional ha experimentado una serie de cambios en sus modelos y estructuras educativas, las mismas que van desde la reformas curriculares, acondicionamiento de la infraestructura, así como la capacitación constante de del cuerpo docente, cada una de ellas aglutinadas como parte de las estrategias para lograr la excelencia académica. A pesar de aquello, existen factores preocupantes que no se han logrado controlar, entre ellos destaca el acoso y violencia escolar como producto de las de las conductas transgresoras que mantienen ciertos estudiantes en los diversos centros educativos a nivel nacional.

En el presente artículo se analizará cómo los actos de violencia y acoso escolar deterioran el ambiente escolar, así como la necesidad de que el Líder Educativo mejore los canales de comunicación interno, el clima organizacional y la convivencia escolar a través de talleres educativos donde se tenga la participación de todos los actores educativos, en especial de los estudiantes como parte de las responsabilidades y obligaciones de los centros educativos para prevenir y remediar los actos de violencia y acoso escolar. (Ministerio de Educación, 2013)

Bajo este contexto, Cava, Musitu, & Murgui, (2012) en su artículo publicado en la Revista Psicothema menciona que: “este tipo de conductas impide el normal desarrollo de la enseñanza, a la vez que afecta las relaciones interpersonales de todos los actores educativos”, es decir, que se debe preveer las acciones inmediatas para mitigar los efectos negativos que genera el acoso y la violencia escolar. Olweus, (1998) asegura que “son muchas las consecuencias negativas que se generan tanto en víctimas como en victimarios, lo que ha propiciado el incremento de estudios enfocados a analizar los factores que inciden en su desarrollo acelerado, específicamente en la etapa de la adolescencia donde las variantes de comportamiento son más graves y problemáticas. De tal manera, que la problemática tiene sus inicios desde el entorno familiar debido a las actitudes y control de los padres de familia, así como la transmisión y práctica de valores en los adolescentes. Según la Profesora de enseñanza Primaria de Argentina Ben A. Sofía, (2012) en su aporte sobre “Problemas de la Gestión Educativa: la inserción en la escuela de alumnos con dificultades en la convivencia” señala que: “unos

de los obstáculos que afrontan las instituciones educativas son las situaciones conflictivas que se generan en el interior de ellas, las mismas que se asocian a la violencia escolar” (p.3), es decir, que los cambios dentro de la sociedad afecta significativamente a la infanciayestrasladadaprogresivamente a la población adolescente, donde se cristalizan aquellos agentes negativos propiciados en muchos de los casos dentro del hogar, ante la carencia de valores.

Los problemas relacionados a la violencia escolar deben ser analizados desde diferentes puntos de vista, donde se priorice la participación de la familia, docentes y estudiantes, tomando en consideración los factores sociales que inciden positiva o negativamente en ellos.

Ben A., (2012) considera que “el adolescente es un sujeto que atraviesa por una identificación de valores proporcionada por la familia”, es decir, que el ambiente familiar es determinante al momento de establecer responsabilidades sobre su comportamiento, lo que implica que los padres de familia deben proporcionar un ambiente familiar, estable y armonioso, donde la práctica de valores sea constante.

La violencia social, plasmada en la cosas cotidiana que realizan los adolescentes son agentes incidentes en su comportamiento, los mismos que inciden significativamente en sus relaciones interpersonales, situación que se traslada al clima escolar, donde se generan casos de violencia estudiantil propiciada por los factores

nocivos que atentan en contra de su integridad, así como del resto de sus compañeros, por lo que resulta indispensable entender los parámetros que encierra la adolescencia y proyectarse un criterio más sólido de la problemática.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), define a la adolescencia como la etapa del ser humano comprendida entre los 10 y 19 años. En cada una de las etapas se hace notorio una serie de cambios, ya sean físicos, entre las que se tiene el funcionamiento de los órganos reproductores tanto masculinos como femeninos, así como cambios en su estructura anatómica, variantes en el comportamiento y conducta, modificación de su perfil psicológico y búsqueda de su identidad. (Pemex, 2011)

Según Bhalla, (2012), profesional del centro de Conductas en Clases de México, expresa que: “existen diversos factores que inciden en el comportamiento de las personas, los mismos que marcan sus diferencias conductuales”, del mismo modo, hace alusión a la importancia del entorno social, tanto el hogar como en el centro de enseñanza, donde se generan una serie de situaciones que proveen de experiencias positivas o negativas a los educandos, las mismas que pasan a formar parte de su desarrollo cognitivo. Por otro lado, se estima que son varios los factores que son incidentes en el comportamiento de los adolescentes. Dicha afectación se puede dar a nivel académico o de socialización, donde los efectos negativos tienden a desmejorar la imagen del individuo,

lo que implica una intervención psicológica adecuada para volver a enrumbar sus pensamientos y criterios de la vida.

Según la UNICEF, (2012) “gran parte de los niños y niñas en América Latina y el Caribe, consideran a la escuela como el espacio donde pasa la mayor parte del tiempo de su vida cotidiana”, lo que refleja la necesidad de educar, enriquecer y proteger a los estudiantes, dentro de un ámbito de respeto y ejercicio pleno de los derechos de todos los actores educativos.

El estudio aborda distintos factores que inciden en el incremento del acoso y violencia escolar en los centros de enseñanza público y privado del país, teniendo como premisa la variante del comportamiento debido al nivel conflictivo en el que se encuentra la sociedad.

MATERIALES Y MÉTODOS

El estudio realizado es de carácter transversal, comparativo, donde se tuvo como muestra a un total de 98 sujetos tipo de investigación de un centro de enseñanza particular de la ciudad de Guayaquil, distribuidos de la siguiente forma:

Se hizo uso de los instrumentos para recolección de datos basados en cuestionarios a padres de familia y docentes; así como la ficha de observación a los estudiantes de donde se obtuvo la percepción real de la problemática planteada a estudiar de manera inicial, evidenciándose actos de intimidación y acoso escolar; de la misma manera el desconocimiento de las normativas legales que dispone el Código de Convivencia Institucional, así como el Reglamento General a la Ley Orgánica de Educación Intercultural- LOEI en su artículo 330 donde se estipula las sanciones establecidas por las faltas cometidas por las y los estudiantes en temas referentes al acoso escolar.

Para el diagnóstico se utilizó un cuestionario de 14 preguntas que pertenecen a la encuesta realizada a los padres de familia, donde se evidencia que para el 25% de los encuestados la relación de los docentes con los estudiantil es muy buena, mientras que el 19% expresa que es buena, el 49% asegura que es regular y el 7% que es mala. A pesar de que los resultados son positivos, existe un margen que amerita ser atendido por los docentes, es decir, mejorar los canales de comunicación con los educandos, factor elemental para identificar problemas de conductas relacionados a los entornos familiares o factores externos de violencia. (Ver tabla 2)

Tabla 2. ¿Cómo califica la relación que mantiene el docente con su representado?

La distribución sumatoria de la relación que mantiene el docente con los estudiantes avizora la necesidad de un cambio en la predisposición del educador, para que su rol sea significativo al momento de transmitir valores y principios a sus educandos amparados explícitamente en las relaciones interpersonales y la aceptación de la diversidad escolar como elemento integrador de la educación inclusiva fuera de acoso y violencia escolar.

En lo que se refiere a las medidas adoptadas por el centro educativo para mitigar los efectos negativos del acoso y violencia escolar, el 11% de los padres de familia las medidas adoptadas por la IE para reducir la influencia negativa de la violencia estudiantil es muy buena, mientras que el 8% asegura que es buena, el 56% es regular y el 25% las define como mala, es decir que la precepción de los padres de familia en relación a los lineamientos institucionales para proveer un ambiente adecuado a sus hijos es negativo, lo que amerita ser considerado como parte de las correcciones dentro de la gestión educativa. (Ver tabla 3)

Tabla 3. ¿Cómo califica usted las medidas adoptadas por el Centro Educativo para reducir la influencia negativa de la violencia estudiantil?

RESULTADOS

Por otra parte, los resultados de la ficha de observación aplicada al comportamiento de los educandos para evidenciar sus cambios de comportamiento, demuestran que el 37% de los docentes de los Octavos Años de EGB si aseguran el cumplimiento de las normas y reglamentos institucionales, mientras que el 63% no lo hace, es decir que amerita la predisposición de las autoridades educativas para promover un adecuado alineamiento a las normativas internas por parte de los educandos, logrando de esta forma mitigar los casos de violencia escolar que afronta la sociedad actual. (Ver tabla 4)

Las cifran demuestra la necesidad de mejorar la socialización de las normativas institucionales que regulan la disciplina de las y los educandos,

amparados en el marco de la buena convivencia escolar para todos los actores educativos.
En lo que se refiere a la encuesta a docentes, el 58% expresa que siempre se evidencian casos de violencia estudiantil dentro de la UE, actos que deterioran el ambiente escolar y amerita ser atendido de manera prioritaria, mientras que el 25% expresa que casi siempre y el 17% que a veces, notándose la necesidad de realizar jornadas de socialización sobre la práctica de valores, el cumplimiento del Código de Convivencia, así como la difusión efectiva de las normas y lineamientos institucional donde se incluya a los padres de familia.

Bajo este contexto, las situaciones de acoso y violencia escolar es un tema que ha ido ganando terreno social, donde los factores se encuentran determinados por los paradigmas y estereotipos sociales que influyen en los cimientos del hogar, lo que implica la carencia de valores, problemas intrafamiliares, abuso sexual, maltrato psicológico y físico producto de la negligencia parental.

DISCUSIÓN

Como parte de las conclusiones se llegó a estimar que la labor del Líder Educativo es primordial para determinar las estrategias comunicativas que permita socializar de manera efectiva el Código de Convivencia Institucional; es decir, que todos los actores educativos deben dilucidar sus interrogantes en temas relacionados al acoso y violencia escolar priorizando la realización de talleres educativos para prevenir y corregir los actos indisciplinaríos de los educandos.
De la misma forma, el criterio de los padres de familia en relación a los controles que las instituciones educativas realizan en temas de acoso y violencia escolar es mínimo, ante aquello, las estrategias orientadas a la Gestión Educativa sobre este tipo de incidentes deben abracar el origen de la problemática, la misma que parte desde el entorno familiar, por lo que se debe incluir en los talleres educativos sesiones para padres de familia, donde se priorice la transmisión y práctica de valores en el entorno familiar.

Los resultados de la ficha de observación demostraron que un porcentaje elevado de estudiantes presentan variante en sus comportamientos, las mismas que dificulta sus relaciones interpersonales y su capacidad para poder entablar empatía, por lo que aquellos trastornos de conducta tienden a generalizarse y volverse críticos en la edad adulta.

REFERENCIAS

Ben A., A. S. (2012). Problemas de la Gestión Educativa: la inserción en la escuela de alumnos con dificultades en la convivencia. Revista Rieoei.

Bhalla, S. (11 de Abril de 2012). Crecimiento y desarrollo de los Adolescentes. Obtenido de Programas de Children’s Trust: http://espanol. onetoughjob.org/crecimiento-y- desarrollo/12-a-15/crecimiento-y- desarrollo-adolescencia-temprana-12- a-15-anos-

Cava, M. d., Musitu, G., & Murgui, S. (2012). Familia y violencia escolar: el rol mediador de la autoestima y la actitud hacia la autoridad institucional . Revista Psicothema. Obtenido de http:// www.psicothema.com/psicothema. asp?id=3224

Ministerio de Educación. (Septiembre de 2013). Ley Orgánica de Educación Intercultural. Obtenido de Ministerio de Educación: http://educacion.gob.ec/wp- content/uploads/downloads/2013/09/ ACUERDO_332-13_OK.pdf

Olweus, D. (1998). Conductas de acoso y amenaza entre escolares. Madird: Ediciones Morata.
Organización Mundial de la Salud- OMS. (2012). Adolescencia. Obtenido de Salud 180: http://www.salud180. com/salud-z/adolescencia

Pemex. (12 de Julio de 2011). Subdirección de Servicio de Salud. Obtenido de Dirección Corporativa de Administración: http://www. pemex.com/servicios/salud/TuSalud/ MedicinaPreventiva/Documents/ adolescencia.pdf

UNICEF. (2012). Violencia escolar en América Latina y el Caribe. Obtenido de UNICEF: https://www.unicef.org/lac/ violencia_escolar_OK.pdf

LA ACTIVIDAD FÍSICA COMO

MECANISMO DE FORMACION INTEGRAL DEL SER HUMANO

María Fernanda Casquete Fabre

 

Refbacks

  • There are currently no refbacks.


Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-ShareAlike 4.0 International License.